Las calaveras para niños y sus leyendas

Cuando hablamos del día de muertos o eventos de este tipo siempre recordamos las características que tienen los lugares que adornan estas festividades, suelen poner calaveras o calaveritas con el fin de recordar a los muertitos. No obstante hay personas que no suelen celebrar esta festividad y no compran calaveras para adornar sus casas, simplemente ignoran la existencia de estas fechas especiales.

Cada uno de nosotros puede o no celebrar estas fechas, depende de nuestros usos y costumbres. Existen personas que no pierden la oportunidad para entrar en contacto con sus seres queridos y alegrar la noche poniendo un altar o algo de ese estilo. Luego suelen pedir en la escuela calaveras para niños las cuales se deben de comprar con anticipación y con mucho gusto para que nuestros hijos también aprendan de esta tradición y se la lleven a las nuevas generaciones que vienen después de ellos.

Sinceramente hay muchas leyendas acerca de las calaveras para los niños, muchas dicen que son inventadas pero hay otras que si nos hacen reflexionar acerca de la veracidad de los hechos y nos ponen a prueba en muchas ocasiones en las que nos sentimos apartados de la sociedad. Cada que nosotros hablamos de leyendas podemos interpretarlas de distintas maneras, hay leyendas bonitas que nos hacen querer a la vida pero hay otras que nos pueden causar terror y mucha indecisión pero no hay por qué temer.

Si buscamos por Internet podremos encontrar muchos casos y muchas leyendas sobre calaveras, especialmente algunas que nos hacen temblar de miedo. Pero para todo hay gustos, también existen leyendas más tiernas que nos dan esperanza y permiten a la sociedad seguir soñando y buscando cosas nuevas.

Cualquiera de nosotros estamos dispuestos a leer una buena leyenda solos o en compañía de nuestros seres queridos. Generalmente pensamos que este tipo de leyendas tiene mucho que ver con lo sobrenatural, lo cual es muy cierto.

ESCRIBE UN COMENTARIO