Leyenda de las brujas chupa niños

Ya se encontraron algunos niños, desafortunada-mente están muertos dijo el Policía del pueblo Beerburg al norte de Alemania, una villa, que se estaba quedando sin personas, esto debido al contaste robo de infantes en la región, y la ineficacia de las autoridades por resolver el problema.

El detective que encontró los cadáveres, noto que todos y cada uno de ellos, parecían estar sin sangre o como si los hubieran vaciado o succionado el vital liquido, y de un color pálido o blanco característico, como cuando se esta anemico, algo que ya antes había pasado, pero en esta ocasión, habían dejado un rastro, y todo hacia pensar que se trataba de las brujas, que se decía habitaban a las orillas de la villa.

Sin querer divulgar lo que había encontrado, se enfilo ya tarde a la comunidad en donde se encontraban a las que les decían brujas, pero antes de llegar dejo su automóvil en la maleza, y siguió el camino a pie, solo sin refuerzos, era lo mas estúpido que había hecho, pero no quería una cacería de brujas sin confirmar los hechos por sus propios ojos.

Fue así, que llegando, escucho unos gritos de niños, se acerco y vio como a tres infantes, les chupaban la sangre entre al menos 10 brujas, y los niños ya casi desmayando, solo podían gritar y llorar.

Lo que hizo el detective, fue solo empezar a matar con su arma a las brujas que alcanzaba, pero todo había sido una trampa, los niños al ver al detective, empezaron a carcajear, que pasa, se pregunto el policía, en eso los que parecían niños, se convirtieron en brujas y lo único que hizo, fue correr hacia su carro.

Pero nunca pudo escapar de tantos entes que lo seguían, la desaparición del detective fue un misterio, el cual junto con la matanza de los niños nunca se esclareció y la leyenda de las brujas chupa niños sigue vigente.

ESCRIBE UN COMENTARIO